La montaña.

 

Cuando empezamos a dar paseos por la montaña iba entusiasmado, pero intranquilo. Había cosas que me asustaban, pero poco a poco fui cogiendo confianza.

_acg4216-copia

 

El monte da mucha sed y  el río no me da mucha confianza, pero cuando me atreví a meterme ¡ es genial !

 

 

Hay miles de cosas que descubrir, mil aventuras que correr y muchas amigos a los que conocer.

 

 

Sin duda los paseos por el monte son una de mis actividades favoritas.

Anuncios