Correr.

Soy super veloz, hay veces que corro tan rápido que se me enredan las patas y me pego un golpetazo.

 

A veces oigo a mi humana decir que soy un poco torpón… lo que uno tiene que escuchar.

_ACG5893 copia.jpg
Corriendo a  la velocidad de la luz, asi soy yo.

 

Me encanta correr, sentirme libre, sacar mi instinto de cazador, porque mi abuelo era un lobo,  un gran lobo blanco de esos que salen en los documentales de  la caja que habla, bueno a lo mejor mi abuelo no…, pero fijo que el abuelo de mi abuelo si.

_ACG0647 copia.jpg
¡Puedo volaaaar!

 

A veces corro tan rápido que me despisto y tengo que frenar de golpe para ver si perdí a mis humanos, es que me emocionó  que le voy a hacer.

Anuncios

Palos.

Los palos son el sueño de cualquier perro, cada vez que salgo a la calle me encuentro con alguno y todos son diferentes; grandes, pequeños, con muchos olores y sabores.

Lo que más me fastidia es que solo me dejen jugar un poco con ellos y luego no me los pueda llevar a casa.

Lo  divertido es cuando me empeño en que me lo quiten,  cuando mis humanos se descuidan mamporrazo que les pego en la piernas y ale a todos a correr.

 

A veces  hay amigos con lo que puedes compartir tus palos, pero sin pasarse… solo les dejo que los muerdan un poco.

 

dscf3068-copia
Thor y Nico

 

 

Pero los palos también tienen sus inconvenientes… alguna vez me emociono, los astillo y me trago un trozo y  me duele un montón la tripa…

_ACG7884 copia.jpg

 

La playa.

Arena… menudo subidón, cada vez que recuerdo mi primer día en la playa hasta babeo. Cuando íbamos de camino notaba que mis humanos estaban emocionados y eso me hacía estar nervioso y tener ganas de llegar.

Cuando baje del coche  ¡guauuu que de olores! se me hundían las patas en la arena, había un montón de perros,  la playa era increíble.

Hemos hecho de ir a la playa una costumbre y siempre que podemos hacemos una escapada, esta es una de las cosas por la que  quiero tanto a mi famlia, pongo el coche perdido de arena, la casa tambien, pero aun así me llevan a la playa a correr porque saben que me lo paso pipa.

La pena es que solo podamos ir en invierno, porque en verano nos tienen prohibida la entrada a los perros, no entiendo porque… yo me porto muy bien; a no ser que vea algún niño con una pelota o un caldero… entonces me pongo a jugar yo también, la última vez le cogí un caldero a un niño y me puse a correr como un loco, cuando me di cuenta la mamá del niño, el niño y mis humanos estaban corriendo detrás  persiguiéndome, fue muy divertido, todavía no se por qué luego me pusieron la correa un rato algo enfadados….

Al principio me daba miedo el agua, pero poco a poco fui probando a mojar las patas  y es divertido jugar con  las olas.

Pero lo mejor de todo es que en la playa haces un montón de amigos.